La naturaleza humana y la finalidad de la existencia

 

Según los textos taoístas antiguos, cuando la naturaleza humana se alinea con el resto de la naturaleza, el orden y la armonía son el resultado. Desde esta perspectiva, el propósito de autocultivo es volver a un modo de existencia que es natural, pero que ha sido oscurecido por el condicionamiento social. La repetición de ciertas acciones, tales como ejercicios físicos, es una manera de entrenar el cuerpo para que sea libre para reaccionar de una manera espontánea y natural. Es similar a la experiencia de la práctica de hacer tiros a la canasta en el baloncesto y el hacer una canasta de victoria en un gran partido - la preparación mediante la repetición permite actuar, en un determinado momento, sin pensar, con la espontaneidad pura (zi-ran). Esa espontaneidad es el modo de ser en el que viven plenamente, y en todo momento, sólo los inmortales. Para la mayoría, sin embargo, incluyendo a los laicos y a muchos de los Taoshi (monjes), el objetivo es menos elevado: la experiencia de una vida larga y saludable.

 

Los seres humanos pueden desviarse del orden natural. Cuando lo hacen, traen destrucción sobre ellos mismos y sobre quienes les rodean. Estudiosos confucianos fueron criticados en el Daodejing por la imposición de normas y expectativas sociales. Según el Daodejing, las costumbres sociales y las amenazas de castigo causan más daño que beneficio, ya que son métodos de forzar el comportamiento apropiado en lugar de permitir que ocurra de manera espontánea y natural.

 

En su lugar, la única manera de estimular el comportamiento apropiado es mediante el modelado del mismo. Si un gobernante es una persona de carácter impecable, aquellos a los que conduce le seguirán naturalmente. Pero, ¿Cuál es la regla para convertirse en el modelo a seguir ideal, asegurando así la armonía de su imperio? Como un maestro taoísta del siglo octavo dijo a un emperador Tang: "¿Quién gobierna el cuerpo, gobierna el país." Las prácticas de autocultivo eran comunes entre la nobleza china ya en el período de los Reinos Combatientes, si no antes. Los tipos de prácticas han variado mucho, desde la simple reflexión y autoexamen: ser "vigilante sobre uno mismo cuando se está solo" (La Doctrina del Medio) a, en el extremo opuesto del espectro, tomar elixires con la esperanza de convertirse en un inmortal.

 

En el caso del taoísmo, algunas prácticas que alguna vez fueron propias de de los chamanes y de los Fangshi  (especialistas en recetas ocultas), o de los profesionales de la alquimia interna y externa, fueron adoptadas por los Taoshi (monjes). También llamados métodos de "nutrir la vida", o de la promoción de la longevidad (y potencialmente la inmortalidad), que incluían "gimnasia", es decir, ejercicios físicos destinados a mejorar la salud de uno mismo y alargar la vida, ejercicios de respiración, restricciones dietéticas, tales como la prevención de los granos, beber del agua potable del talismán (las cenizas de un diagrama sagrado se dibujan en el papel, se quema y las cenizas se disuelven en agua), las prácticas sexuales destinadas a generar energía sexual, para luego redirigirlo hacia el cerebro en lugar de disiparla a través del orgasmo, y muchos más.

 

Los conceptos de la naturaleza humana en el taoísmo están íntimamente conectados con el cuerpo. A raíz de sus ciencias corporales y de la experimentación con la dieta y la química, el taoísmo tuvo una gran influencia en el desarrollo de la medicina tradicional china. De acuerdo con los principios taoístas, la enfermedad puede ser vista como una falta de alineación, o de armonía, dentro del cuerpo. Por ejemplo, un desequilibrio de Yin y Yang dentro del cuerpo puede prevenir que el Qi fluya libremente, lo que, a su vez, causa el dolor y la enfermedad física. La acupuntura se basa en ajustar el flujo de Qi a medida que avanza a través de los meridianos del cuerpo. 

 

Algunas prácticas de autocultivo tratan de equilibrar el Yin y el Yang en el cuerpo, y también dentro de la personalidad. Los hombres deben ser más femeninos y las mujeres más masculinas. El Daodejing, escrito por y para los hombres, incluye una serie de referencias para promover una conducta "femenina". Una de las escrituras de los “Maestros Celestiales” instruía a los hombres a no levantar la voz, nunca cazar o portar armas, y ni siquiera orinar de pié.

 

Esta actitud llevó al desarrollo de una práctica esotérica específica para los Taoshi (monjes) masculinos que promovía a “cultivar un embrión divino dentro”. Laozi es el modelo de esta práctica, y la historia de su nacer a la edad de 81 años fue interpretada en ese sentido, no es que una madre mujer le había llevado durante tanto tiempo, sino que era su propia madre - es decir, que la deidad Laozi era un embrión divino que había sido alimentado en el hombre por todo ese tiempo, y con el tiempo nació y sustituyó al hombre mortal. Se creía que aquel que es capaz de fusionar las energías masculinas y femeninas dentro, lo que provocaba la creación de un embrión, y luego fuera capaz de alimentar con éxito a ese embrión, sería capaz de reemplazar el cuerpo mortal con el cuerpo de un ser inmortal.

 

Otra forma de ver el cuerpo fue introducido en la Escritura de la Corte amarilla, un texto taoísta Shangqing, que establecía que los dioses residían en el cuerpo humano. Este pasaje describe al cuerpo como una corte divina con moradas internas de cada dios. Había un dios que residía en cada órgano, un dios situado en la parte superior de la cabeza, uno en cada ojo, uno entre las cejas, y así sucesivamente… Estas deidades supervisaban el correcto funcionamiento de cada parte del cuerpo. Este concepto dio lugar a prácticas rituales diseñadas para dar la bienvenida a las deidades en el cuerpo.

 

Estas formas de pensamiento se basaban en una premisa fundamental del pensamiento chino: que hay correlaciones o correspondencias entre todos los niveles de la existencia. Alguien acostumbrado a un modo de pensar de la lógica occidental podría preguntar, "¿Están los dioses fuera del cuerpo o en él?" a lo que sería la respuesta china "En ambos, por supuesto." Asimismo, de acuerdo con el pensamiento correlativo, lo que sucedía en el interior del cuerpo del emperador afectaría naturalmente al clima, por ejemplo, para determinar el resultado de una guerra, ya que el cuerpo del emperador es el cuerpo del imperio.

 

Desde esta perspectiva, el cuerpo de un individuo es también el cuerpo del mundo. El mundo dentro del cuerpo de uno, el mundo en la tierra, y el mundo de los reinos celestiales están todos interconectados. Lo que ocurre en uno afecta a los demás, y puede cambiar el efecto de uno al actuar en otro. Así, el propósito de la existencia, para cada uno, es la mejora de uno mismo - física, mental, emocional y espiritualmente - para el beneficio de todos.

 

 

 

Escrito por: Julia Hardy

 

Volver Atràs