Visita Monjes de Shaolin a la Escuela Laoshan

(2005)

Coincidiendo con el último día de las actuaciones del espectáculo de los Monjes de Shaolin en Tenerife, tuvo lugar un encuentro entre la Escuela de Artes Marciales Tradicionales Chinas LAOSHAN de Tenerife y los Monjes de Shaolin, que mostraron un gran interés por conocer la escuela y las disciplinas que allí se impartían.

Así, una representación de los monjes se acercó hasta la escuela invitados por el profesor de la misma, Alex Mieza. Allí les esperaban parte de los alumnos de dicha escuela con gran entusiasmo. Después de las respectivas presentaciones y de una breve explicación sobre la evolución de la escuela, su desarrollo y sobre el linaje de los maestros que, traspasando sus conocimientos han hecho posible que esta escuela exista, el grupo de alumnos hizo una demostración de las técnicas básicas de entrenamiento, así como diversas formas de práctica de diferentes estilos y de diferentes manejos de armas.

Los monjes felicitaron a los alumnos por su esfuerzo en desarrollar estas artes propias de su cultura milenaria. A continuación éstos quisieron brindar a la escuela con sus conocimientos haciendo varias demostraciones de diferentes técnicas de control de la energía (Qigong), de diversas técnicas de combate, impresionantes acrobacias y varias formas de estilos como Tanglang Quan (Estilo de la Mantis), Wa Quan (Estilo de la Rana), Ditang Quan (Estilo del Tumbado), Shaolin Quan y Taiji Quan.

El acontecimiento finalizó con la ofrenda por parte de la Escuela de unos recuerdos en agradecimiento de su visita y con la respectiva sesión de fotos de los alumnos con los Monjes. Éstos antes de partir les invitaron a visitar el templo y a entrenar en su escuela cuando quisieran siendo así bienvenidos.

Hay que destacar que los monjes se esforzaron en hacer un hueco en su apretada agenda, sobretodo teniendo en cuenta que añadieron una actuación extra ése mismo día a causa de la demanda de entradas, que provocó que se agotaran todas varios días antes.”

(Extracto del artículo de EL BUDOKA N.348) Marzo 2005

Volver Atràs