Xiao Zhou Tian

小周天

La Pequeña Circulación Celestial

 

La Pequeña Circulación Celeste, o órbita microcósmica, es una práctica de la alquimia interna taoísta mediante la cual se aumenta el caudal y se optimiza el curso de Qi en su recorrido por los canales extraordinarios Du Mai y Ren Mai que se conectan entre sí formando un circuito cerrado. A estos canales se les llama el Mar del Yin y el Mar del Yang porque en ellos desembocan el resto de los canales energéticos. Son dos grandes embalses de las esencias Yin y Yang. La energía circula alrededor de los 3 Dan Tian del cuerpo humano, por lo que se denomina “Xiao Zhou Tian” o Circulación Celeste  dado que el ser humano se comprende como un pequeño cosmos.

 

Hay una serie de características que hacen que la Circulación Celeste tenga tantos beneficios: es un circuito sin fin de retroalimentación, nutre todos los canales energéticos, equilibra el Yin y el Yang, la Tierra y el Cielo, fortalece el aura, recicla las emociones, potencia la capacidad de sanar a través de las manos y guía la energía sexual. El canal Yin y el canal yang se mezclan en armonía, incrementando el flujo de Qi y enviando energía, hormonas y vitalidad a todo el cuerpo.

 

Activar la Circulación Celeste dentro de uno mismo es uno de los pilares de la práctica del Tao. Una Circulación Celeste abierta posibilita circular la fuerza vital (Qi) a través del cuerpo y expandirla hacia fuera para conectar con las fuerzas de la naturaleza y con la energía del Cielo y de la Tierra.


Generalmente el Qi circula por estos canales, sufriendo atascos y bloqueos debidos a malas posturas y cristalizaciones originadas por emociones no manifestadas o pensamientos reprimidos. Cuando los canales Du Mai y Ren Mai están drenados (sin estancamientos ni dispersiones, garantizando el libre paso a un buen caudal de energía) entonces el practicante dispone de una dotación energética que es clave para la salud física, emocional y mental.

 

Du Mai y Ren Mai pertenecen a los ocho meridianos extraordinarios que son los encargados de administrar el Yuan Qi o Energía Vital Original, es decir heredada y por tanto de reserva limitada. Éstos meridianos vierten su Energía Vital Original a los 12 meridianos principales cuando la Energía Vital Nutritiva que circula por éstos últimos está en defecto, o la recogen si está en exceso a través de los puntos de conexión que actúan a modo de compuertas.


Primero se genera y obtiene Yuan Qi, mediante proceso y transformación del Yuan Jing o Esencia Primordial de los riñones que han sido activados gracias a la respiración abdominal, que pasa y se almacena en el Ming Men para administrarla desde ahí pasándola al Dan Tian Inferior. Posteriormente, mediante la conciencia mental y la respiración se induce al Qi que baja desde el Dan Tian inferior hasta el punto Huiyin para subir por el canal Du Mai y bajar por el canal Ren Mai para volver nuevamente al Dan Tian inferior. La mente dirige el Qi,  “Yi Yi Yin Qi” (以意引氣), rezan los taoístas, el movimiento energético se realiza por un ejercicio mental de inducción que guía la energía. 

 

 

Volver Atràs