Sistema Taiji

 

Taiji es un método de formación interna que fue creado por el gran sacerdote taoísta e inmortal Zhang San Feng en la montaña de Wudang. En general, cuando la gente habla de "Taiji", se refieren al Taijiquan, o la práctica de formas que participan en Taiji. Sin embargo, en Wudang, Taijiquan se considera una parte del gran 'Sistema Taiji. El Sistema de Taiji se compone de 3 partes: Wuji, Taiji y Liangyi. Cada una de estas tres partes contiene sus propias prácticas, propósitos y métodos de entrenamiento. Aunque el Sistema de Taiji se separa en tres partes, son todos integrados y complementarios a los otros.

 

Wuji es otro nombre para Neidan (práctica de meditación taoísta). La práctica de Wuji (traducido libremente como "vacuidad última") es para el cultivo de nuestras tres vitalidades: Jing (esencia), Qi (energía) y Shen (espíritu). Practicamos Wuji con el fin de promover la salud de estas tres vitalidades; Wuji También se entiende como el camino a la inmortalidad. Para llegar a ser más y más fuerte en nuestra salud y en nuestras vidas debemos fortalecer y practicar nuestro Jing, Qi y Shen.

 

Taiji es la interacción del equilibrio entre yin y yang. En el marco del Sistema de Taiji, Taijiquan es la forma que utilizamos para cultivarnos nosotros mismos, aprendiendo a desarrollar y comprender esa sensación en nuestro cuerpo y a cómo integrarlo en el movimiento. En la práctica del Taijiquan aprendemos a ocultar la dureza dentro de la suavidad del movimiento y aprendemos a usar la respiración a través del Dan Tian, así como nuestra intención y conocimiento interno para guiar nuestro movimiento. En contra de la idea generalizada de que el Taijiquan es simplemente un ejercicio de calistenia para las personas mayores, en realidad es una práctica interna profunda que requiere una gran dedicación y una fuerte determinación.

 

Liangyi es la separación del yin y el yang. En el marco del Sistema de Taiji, Liangyiquan es para el uso de la energía que hemos cultivado a través de nuestra práctica. Mientras que en Taijiquan se combina lo suave y duro, en la práctica Liangyiquan, separamos lo blando y duro. El poder de Liangyiquan es explosivo, se asemeja a una bomba detonante, y su práctica es más para su uso en la aplicación práctica combativa. Mientras que en Taijiquan, todo movimiento es a una misma velocidad con el mismo equilibrio en la suavidad y la dureza, el movimiento Liangyiquan es lento y suave seguido de rápidos movimientos explosivos, llamados Fali.

 

La práctica de todos los elementos que componen el sistema de Taiji nos puede ayudar a comprender más profundamente nuestros cuerpos y mentes y aprender los métodos para hacerlos más limpios, más claros, más silenciosos y más saludables. El entrenamiento de Taiji nos enseña no sólo como entrenar los músculos, los tendones y los huesos, sino también como formar nuestra intención, sentimiento interno, conocimiento y poder.

 

La importancia de la alineación corporal correcta y su efecto en la salud del cuerpo también se extiende al resto del cuerpo, incluyendo los brazos, las caderas, las rodillas y los tobillos. Siendo las articulaciones que soportan la carga las que reciben la mayor parte del desgaste de nuestra vida diaria, las caderas, las rodillas y los tobillos son a menudo lugares donde la tensión se acumula y se produce la rigidez. La alineación incorrecta del cuerpo también puede tener un fuerte efecto en las articulaciones de la parte inferior del cuerpo, en especial de las caderas y las rodillas. Al aflojar los músculos de la espalda baja, la tensión que se acumula alrededor de las caderas comienza a disminuir. La práctica de las formas de Taiji mejora en gran medida la fuerza de las rodillas y los tobillos, ya que da al cuerpo un ejercicio que se centra en gran medida en la lenta mejora de la salud de los tendones y ligamentos. La práctica de Taijiquan también es útil en la promoción de todos los diferentes sistemas circulatorios en el cuerpo, una mejor lubricación de las articulaciones es también un resultado natural. Promover una mayor movilidad de las articulaciones, dar facilidad al movimiento y a la flexibilidad de los tendones y los músculos también ayuda a aliviar y prevenir los dolores y las molestias que puede llegar a sufrir el cuerpo con el tiempo.

 

Al liberar la tensión acumulada y la rigidez en las diferentes áreas del cuerpo, todos los sistemas circulatorios comienzan a fluir, a medida que se eliminan los bloqueos y se alivia la tensión. Los resultados de una mayor circulación es una mejor inmunidad, mejora el flujo de sangre, órganos internos más equilibrados, mayor capacidad de eliminar las toxinas del cuerpo, articulaciones más suaves, etc

 

La práctica de Taijiquan requiere enfoque y memoria. Un movimiento correcto y una postura relajada requieren determinación y concentración que se puede construir con el tiempo como uno de los progresos en la práctica. Como algunas formas de Taiji son de más de 20 minutos de duración, la mejora de la fuerza de la memoria también es importante.

 

La práctica de Taiji requiere y promueve una mente relajada y concentrada y una estabilidad emocional. Aquellos estudiantes que sufren de estrés y/o desequilibrio emocional encontrarán que en la práctica de Taiji con el tiempo sus emociones se vuelven más equilibradas y su temperamento en general se vuelve más tranquilo como resultado de la práctica. Esto se produce a través de los órganos más fuertes y más equilibrados (que tienen una gran influencia sobre la salud y el equilibrio de las emociones), el fortalecimiento de la circulación, y se centra en la regulación de la respiración profunda y la fluidez en el movimiento lento - todos los cambios se producen naturalmente a través de la práctica.

 

La mente humana es como un lago. Cuando uno mira a las aguas tranquilas de un lago se puede ver a grandes profundidades. Lo que se refleja en la superficie es claro. Cuando las aguas no están en calma, ver a través de la parte inferior es imposible y la propia reflexión se vuelve difícil de discernir. Con una mente más tranquila, en las aguas todavía se puede reflejar con mayor claridad y entender la vida más profundamente; entrar más profundamente en los misterios de la práctica interna y cultivar abundante Jing, Qi y Shen en el cuerpo. A través de la práctica del sistema de Taiji uno puede realmente disfrutar de una salud radiante en todas sus manifestaciones.

 

La práctica de la totalidad de los elementos que componen el Sistema de Taiji nos puede ayudar a comprender más profundamente nuestros cuerpos y mentes y aprender los métodos para hacerlos más limpios, más claros, más silenciosos y más saludables. El entrenamiento de Taiji nos enseña no sólo como entrenar los músculos, los tendones y los huesos, sino también para formar a nuestra intención, sentimiento interno, la conciencia y la energía con el fin de lograr un mayor equilibrio y la salud en nuestras vidas.

 

 

 

Texto: Zi He (Jeff Reid)

16th Generation Wudang Sanfeng Pai

 


Disponible la revista EBudoka num.24 para descargar:

http://www.elbudoka.es/media_items/file/budoka24.pdf



Volver Atràs