Dhammapada


Las Enseñazas de Buda

 

 

VERSOS GEMELOS

La condición humana está dirigida por la mente, predomina en ella la mente, está hecha de mente. Si uno habla o actúa con mente perversa, la desgracia lo sigue como la rueda sigue los pasos del buey.

La condición humana está dirigida por la mente, predomina en ella la mente, está hecha de mente. Si uno habla o actúa con mente pura, la felicidad lo sigue como su sombra que nunca lo abandona.

Jamás en este mundo los odios cesan con el odio; cesan con la benevolencia: esta es una ley eterna.

Los otros no saben que en este mundo debemos controlarnos; cesa la distensión en aquellos que sí lo saben.

 

EL ESTADO DE ALERTA Y VIGILANCIA

El estar alerta y vigilante es el camino hacia la inmortalidad, la desidia es el camino hacia la muerte; los que están alertas y vigilantes no mueren, los que son desidiosos son como los muertos.

Se acrecienta la gloria de aquel que es enérgico y está compenetrado de autoconciencia, de conducta pura, de actos reflexivos, autocontrolado, que vive según el dharma, alerta y vigilante.

No os entreguéis a la indolencia ni a la intimidad de los placeres de la sensualidad, pues el que medita alerta y vigilante alcanza la felicidad.

 

LA MENTE

Miedo no existe para aquel que está despierto, con su pensamiento libre de sensualidad, con su mente libre de agitaciones, mas allá de lo bueno y de lo malo.

Cualquier cosa que un enemigo pueda hacer a un enemigo o un rival a su rival, algo peor puede hacerse una mente mal dirigida.

 

LAS FLORES

Considere uno, no lo malo de los otros ni lo que los otros han hecho, sino lo que uno mismo hace o no hace.

 

EL NECIO

El ignorante que conoce su ignorancia es en esto sabio, el ignorante que se cree sabio, ése sí es ignorante.

Uno es el camino de la riqueza, otro el camino que conduce al nirvana. Habiendo aprendido esto, que el discípulo no goce en los honores, practique el desapego.

 

EL SABIO

Como la roca compacta no tiembla con el viento, así el sabio no se conmueve ni en el reproche ni en la alabanza.

En toda circunstancia el hombre bueno practica la renuncia y no dice cosas inspirado por el deseo del placer; el sabio no se altera cuando la felicidad le llega o la desgracia le alcanza.

 

LOS MILES

Mas vale un solo verso que al ser escuchado apacigua, que mil versos de palabras vacuas.

Es mejor el homenaje que se rinde a aquellos hombres que siguen el recto camino: no valen una cuarta parte todos los sacrificios y las ofrendas que uno haga en este mundo buscando mérito.

Cuatro cosas se acrecientan para aquel que rinde siempre el debido homenaje a sus mayores: la vida, la belleza, la felicidad y la fuerza.

 

EL MAL

Apresúrese uno en hacer el bien, aparte su mente del mal; pues si uno hace desidiosamente el bien, es en el mal donde su mente encuentra su deleite.

Aun el malo posee la felicidad, mientras no madura su falta; pero cuando madura, entonces el malo se da con la desdicha.

Aun el bueno padece desdicha, mientras no maduran sus buenas acciones: pero cuando maduran, entonces el bueno encuentra la felicidad.

Como el polvo fino se vuelve lanzado contra el viento, el mal se vuelve contra el necio que hace daño a un hombre inocente, puro y sin tacha.

Ni en el aire ni en el medio del mar ni dentro de una cueva de la montaña se encuentra aquel lugar en donde uno, refugiándose, podría escapar de sus malas acciones.

 

LA VIOLENCIA

En este mundo, ni aun el hombre que se reprime por un sentimiento de decencia se libra de la crítica, como un buen caballo se libra del látigo.

 

UNO MISMO

Que el sabio primero se afirme a sí mismo en lo que es conveniente, y no se contamine; y que luego aconseje a otro.

El necio que acogiéndose a equivocadas doctrinas critica el mensaje de los nobles que viven conforme al dharma, produce, como el bambú, frutos para su propia destrucción.

 

EL MUNDO

No se debe adoptar un proceder innoble, ni vivir sometido a la desidia; no se debe seguir una doctrina errónea ni dar fuerza a lo mundano.

 

EL BUDDHA

El que ha buscado refugio en el Buda, en la doctrina y en la comunidad, ése ve con certero conocimiento las Cuatro Nobles Verdades:

El sufrimiento, el origen del sufrimiento, la supresión del sufrimiento y el Noble Óctuplo Sendero que conduce a la supresión del sufrimiento.

 

LA FELICIDAD

Venciendo genera uno odios; vencido vive uno apenado; despreocupándose de victorias y derrotas, vive uno sereno y feliz.

No existe fuego como la pasión; no existe miseria como el odio; no existen males como los elementos que constituyen la existencia; no existe la felicidad superior a la serenidad.

La salud es la mejor protección; la satisfacción es el mejor bien; la confianza mutua, el mejor parentesco y el nirvana la suprema felicidad.

 

LO QUERIDO

Mantente al margen de afectos y aversiones; la ausencia de lo querido es dolorosa, también lo es la presencia de lo que no se quiere.

 

LA IRA

Venza a la cólera con la afabilidad, venza a lo malo con la bondad, venza al mezquino con la generosidad, con la verdad al mentiroso.

Fácil de ver es la falta ajena, difícil la de uno mismo; uno pone al descubierto las faltas de los otros, uno disimula las propias faltas.

Crecen las impurezas de la mente en aquel que constantemente está observando las faltas ajenas y se encoleriza con ellas; lejos está de la destrucción de las impurezas de la mente.

 

ESTAR DENTRO DEL DHARMA

No porque hable mucho es sabio; el que es sereno y está libre de odios y de miedos, ése puede ser llamado sabio.

 

EL CAMINO

Cuando llegando al conocimiento ve que todas las cosas condicionadas son impermanentes, entonces se harta del sufrimiento: es el camino de la purificación.

Cuando llegando al conocimiento ve que todas las cosas condicionadas producen sufrimiento, entonces se harta del sufrimiento: es el camino de la purificación.

 

TEMAS DIVERSOS

El que tiene fe y disciplina moral, y goza de prosperidad y gloria, es honrado en cualquier región a donde vaya.

 

EL MUNDO DEL SUFRIMIENTO

Como una ciudad fronteriza es vigilada por dentro y por fuera, de la misma manera vigilaos a vosotros mismos. Que no se pase el momento oportuno; sufren los que lo han dejado pasar, cuando son entregados a un mundo de sufrimiento.

 

EL ELEFANTE

Complaceos en el estado de alerta y vigilancia; vigilad vuestra mente; salid del mal camino, como el elefante del fango en el que se ha hundido.

 

LA SED

Así como vuelve a crecer un árbol, aunque haya sido cortado, si su raíz quedó intacta y firme, del mismo modo resurge una y otra vez el sufrimiento, mientras no haya sido destruida la predisposición hacia le deseo.

 

EL BHIKKHU

Dulce es la palabra de aquel bikkhu que se controla en lo que dice, que habla con moderación, carece de orgullo, y explica el dharma y su sentido.

 

EL BRAHMÁN

Yo llamo brahmán a aquel que, sentado, está dedicado a la meditación, carente de pasiones, que ha hecho lo que debía hacer, libre de las impurezas de la mente y que ha alcanzado el supremo bien.

Se llama brahmán el que eliminó de sí mismo el mal, y samán el que vive en calma espiritual; el que apartó de sí las impurezas se llama pabbajita.

 

 

Volver Atràs