Xuan Wu

El Guerrero Oscuro

 

La famosa montaña de Wudang, ubicada en el centro de China,  es el núcleo de la cultura taoísta y de las Artes Marciales Internas o Neijiaquan (内家拳). La historia de la montaña de Wudang está repleta de leyendas e historias sobre el personaje de Xuan Wu, el patrón de la montaña, y muchos de sus templos, altares y rituales están dedicados a esta deidad.

 

En la antigua China, los astrólogos dividieron las 28 constelaciones celestes en 4 mansiones principales: al Sur, el Pájaro Rojo; al Este, el Dragón Verde, al Oeste el Tigre Blanco, y al Norte la Tortuga Oscura (Xuan Wu). Esta mansión del Norte estaba configurada bajo la forma de una tortuga y una serpiente, en la antigua China se pensaba que la tortuga y la serpiente eran criaturas espirituales que simbolizaban la longevidad. La tortuga negra (玄龜) se conoce también como el ‘Guerrero Oscuro’ y representa también la temporada de invierno.  

 

“Está en el Norte, y su color es negro, de ahí el nombre de ‘Oscuro’ (Xuan); la tortuga tiene un caparazón, de ahí el nombre de ‘Guerrero’ (Wu)”, dice un antiguo texto.

 

Más adelante, el nombre de Xuan Wu (玄武) o de su versión de taoísta inmortal, Xuan Tian Shangdi (玄天上帝), fue cambiado a Zhen Wu (真武) ‘Guerrero Verdadero’ o su versión de taoísta inmortal Zhen Wu Dadi (真武大帝) debido a un tabú relacionado con el nombre del emperador Zhao Xuanlang. Pues cuando un emperador moría, los ideogramas de su nombre no podían ser utilizados, y se convertían en tabúes.    

 

Simbología de Xuan Wu

 

Los seres humanos tenemos un Cerebro Triuno. En la parte delantera de la cabeza tenemos la sección más actual en términos de evolución como especie, que se utiliza para el pensamiento, llamado  Neocórtex. Detrás de ésta, en el centro, tenemos otra parte algo más antigua del cerebro que puede experimentar las emociones, conocido como el Sistema Límbico.

 

Sin embargo en la parte más interna de la cabeza, escondida en el tronco cerebral, hay una parte muy antigua del cerebro que es puramente reflejo activado, el llamado Complejo Reptiliano, pues sus orígenes son de los inicios de nuestra evolución como especie, de cuando aún éramos reptiles. Esa parte del cerebro la compartimos con todos los otros animales que tienen columna vertebral, todos los mamíferos modernos tienen este sistema reptil.

 

El cerebro reptil correspondería al cerebro ancestral, que rige la regulación de las funciones vitales y el comportamiento primitivo (el miedo, el odio, el instinto de supervivencia). En los seres humanos corresponde desde el punto de vista anatómico con el tronco cerebral y el cerebelo.

 

En primer lugar, entre los rasgos generados por el cerebro reptiliano, está la vía para establecer y defender el territorio. Esto es impulsado por un muy potente "deseo de poder". La "territorialidad" y el "deseo de poder" se manifiestan en una variedad de maneras en el comportamiento humano, todas las reacciones compulsivas tanto de atracción o agresión basadas en cualquier manifestación física o representación, se originan en el cerebro reptiliano.

 

Todos estos comportamientos vienen de impulsos en el cerebro reptiliano que son modificados por los cerebros mas "altos". El cerebro reptiliano es un poderoso recurso de la conducta humana, sobretodo porque está oculto, es engañoso, es un secreto de nuestra conciencia. Es la serpiente deslizándose en la oscuridad. Es el inconsciente.  

 

Es ésta mente reptil  la que como artistas marciales usamos en las reacciones reflejas sin reflexiones ni pensamientos, para ganar los conflictos de supervivencia. En la lucha no tenemos tiempo para el pensamiento o la emoción, tan sólo la acción, pues necesitamos tener una reacción de reflejo instantáneo para evitar ser heridos o para contraatacar y vencer a nuestro oponente.

 

 

Xuan Wu es una de las deidades taoístas de más alto rango. Es venerado como un dios muy poderoso, capaz de controlar un gran poder mágico. Es particularmente venerado por los artistas marciales y por los antiguos guerreros viajeros, de hecho Xuan Wu es un dios de las artes marciales. Así pues la representación del personaje de Xuan Wu tiene que ver con su simbolismo: un guerrero, una tortuga oscura, un reptil.

 

Pero Xuan Wu no sólo representa esa asociación del poder de control sobre el cerebro reptiliano en su uso para la marcialidad, sino en su relación de control con las prácticas internas taoístas, pues Xuan Wu tiene un simbolismo más importante en relación a los procesos de cultivo interno.

 

Para las prácticas taoístas, uno de los pasos importantes a tomar antes de poder preparar el cuerpo para transformar el espíritu es asegurarse de que la energía que se está utilizando para la construcción del cuerpo inmortal tiene unas cualidades positivas. Hay técnicas de meditación taoísta, donde los cinco rasgos emocionales negativos: la ira, el odio, la ansiedad, la tristeza y el miedo se transforman en los cinco rasgos elementales positivos: la bondad, el amor, la confianza, el valor y la confianza. Estas transformaciones se llevan a cabo en el interior de los propios órganos internos, las vísceras.

 

La historia del personaje de Xuan Wu cuenta que fue un guerrero que se convirtió en inmortal pasando simbólicamente por éste proceso orgánico y emocional, pues se dice que se sacó los órganos internos y los vertió en un río para purificarlos. Al lavar sus órganos internos, sus pecados se disolvieron en el agua formando una serpiente y una tortuga.

 

La hipóstasis de Xuan Wu (su personificación como humano inmortal) suele representarse sentado y descalzo, con el pelo suelo, símbolo de su práctica en el cultivo interno. A veces se le representa también con un tercer ojo en la frente. Suele llevar un dragón en relieve sobre el vientre de la armadura, pues el dragón es el símbolo del cuerpo del espíritu inmortal que se fortalece en el Dantian. Su característica principal como personaje es que siempre se representa también con la dominación de la serpiente y la tortuga bajo sus pies, simbolizando así el control sobre sus vísceras, sus emociones, sus instintos, sobre su espíritu (Shen).

 

Así pues siendo desde tiempos remotos la montaña de Wudang un centro espiritual taoísta con multitud de templos que dedican su culto a Xuan Wu, como deidad referente de la marcialidad y del cultivo interno, la leyenda de que en un momento de la historia hubo un guerrero llamado Zhang Sanfeng, que permaneció también en esas montañas bajo el auspicio de la deidad de Xuan Wu mientras trabajaba en seguir desarrollando su estilo de artes marciales de carácter interno, cobra mas sentido.

 

El principal templo de la montaña de Wudang, el palacio de Zixiao Gong (紫霄宮), y en especial su Salón de la Nube Púrpura, es el lugar sagrado para realizar los ritos taoístas hacia el Cielo en honor a Xuan Wu el primer y decimoquinto día de cada mes lunar. El 3er día del 3er mes del calendario lunar es el cumpleaños del Guerrero Xuan Wu, y en ese día las ofrendas y los rituales de celebración se llevan a cabo en todos los tempos de la montaña.

 

 

Texto:

 

 

 

Alex Mieza “Zī Xiǎo” 咨晓

16th Generation Wudang Sanfeng Pai

 

 

 

 

Artículo publicado en 'ElBudoka', revista nacional de Artes Marciales:

Volver Atràs