Longhu

龙虎山

 

Longhu Shan (Montaña del Dragón y el Tigre) se encuentra en Jiangxi, a unos 16 km al sur de la ciudad de Yingtan y abarca unos 200 kilómetros cuadrados. Es famosa por ser una de las cunas del taoísmo , con muchos templos taoístas construidas sobre la ladera de la montaña. Es particularmente importante para el Zhengyi Dao como el Templo Shangqing y la mansión del maestro taoísta se encuentran aquí. Es conocida como una de las cuatro montañas sagradas del taoísmo.

 

Hay más templos taoístas en la cercana ciudad de Shangqing (上清).  Dos de ellos son los templos de Xian Yán (仙岩) y Zheng Yi (正一), todos fundados por Zhang Daoling (张道陵), uno de los famosos 8 inmortales. En uno de los templos en Shangqing se menciona el comienzo de la famosa novela china (浒传) "proscritos del pantano".El Palacio Shangqing (Shangqinggong), fue construido en la dinastía Han del Este, fue el lugar para Zhang Daoling donde orar y el lugar donde todos los dioses recibieron sus filas oficiales. El diseño de toda la construcción presenta los Ocho Diagramas, tiene un techo de dos aleros y la puerta roja, que muestra el estilo único del templo taoísta. 

 

En agosto de 2010 la UNESCO inscribió a Longhu en la Lista del Patrimonio Mundial como parte del complejo de seis páginas que componen el Danxia de China. 

 

Conocida como la “residencia de los celestiales” debido a su hermosa naturaleza, es una de las cunas del taoísmo y por ende, es tierra sagrada para los cientos de peregrinos que llegan año tras año. Dice la leyenda que aquí, en la dinastía Han, un monje se encargaba de preparar elixires y cuando finalizaba solían aparecer un dragón y un tigre, de aquí el nombre.

 

El pueblo antiguo de Shangqing guarda un palacio construido durante la misma dinastía que es el sitio elegido para orar, pero lo cierto es que independientemente de él la zona es hermosa naturalmente con 99 picos, 44 enormes piedras y un sinnúmero de estanques, arroyos y cascadas. Además, están las Tumbas de los Acantilados, el cementerio histórico del pueblo Guyue, donde colocan a sus muertos en ataúdes colgantes en los acantilados de la montaña, una serie de tumbas que están entre 50 y 300 metros de alto por sobre el agua. 

 

Volver Atràs