El Qigong

 

Qi Gong (pronunciado como Chi Kung), es parte de la medicina china tradicional (junto con la acupuntura, dietética, masaje, moxibustión, etc).

 

Es una práctica alternativa de prevención y apoyo para enfermedades, para el desarrollo y mantenimiento de la salud en general y para la longevidad, que se practica desde hace más de 3000 años.

 

Esta práctica se caracteriza por tener efectos tanto en el nivel físico como en el mental y emocional. 

 

Ésta es una herramienta terapéutica muy apreciada, creada originalmente con la intención de mantener la energía del cuerpo en armonía y equilibrio, y que esto pudiese reflejarse en un estado mas saludable. Se sabe que la práctica constante de esta alternativa regula el sistema nervioso central, afectando positivamente el resto de órganos y sistemas, facilitando su función adecuada, fortaleciendo el sistema inmune y ayudando a las células a regenerarse vigorosamente.

 

Beneficios más relevantes:

 

• Es una excelente alternativa que ayuda a desarrollar cualidades importantes en el cuerpo como: la elasticidad, el control y armonía corporal, creando desde la primera sesión una grata sensación de bienestar y vitalidad.

 

• Influye directamente en la circulación sanguínea y el sistema cardiovascular, afectando positivamente órganos tan importantes como el corazón. Dentro de este sistema, existen varios ejercicios destinados al control y equilibrio de la presión arterial. Por lo tanto la práctica es también recomendada para personas con hipertensión, hipotensión, problemas de circulación, problemas cardiacos, arteriosclerosis, etc.

 

• Ayuda al equilibrio de la energía emocional, es una herramienta muy benéfica y con muy buenos resultados para tratar casos como depresión, miedo, ira o desesperación, ansiedad, estrés, depresión, etc. Con el Qigong las emociones se armonizan y se regula su flujo creativo, lo que ayuda a eliminar tensión interior nociva que se estanca en articulaciones, músculos, órganos y sistemas, creando bloqueos energéticos que a la larga y de persistir se convierten en enfermedades y dolencias de todo tipo. 

 

• Ayuda a tratar los dolores de cabeza, la migraña, la gastritis, enfermedades cardiovasculares, insomnio, deficiencias oculares, parálisis, diabetes, enfermedades degenerativas, asma, etc.

 

• Estimula las funciones del hemisferio derecho del cerebro, donde residen los aspectos analógicos e intuitivos.

 

• Fortalece el sistema inmune, haciendo resistente a la persona a contagiarse y a erradicar enfermedades.

 

• Tiene un efecto extraordinario en el aparato digestivo, facilita los movimientos gastrointestinales y la secreción de jugos gástricos.

 

• Ayuda a regular el metabolismo y la secreción de las glándulas hormonales, lo que influye en la regulación del peso, etc.

 

• Ayuda a crear equilibrio y armonía interior.

 

• Armoniza y equilibra el sistema nervioso, contribuyendo a la regulación del equilibrio excitación / inhibición.

 

• Reduce el tiempo de convalecencia o de enfermedades.

 

• Ayuda a crear estados de relajación y concentración profundas, y a conectar la mente con energías positivas.

 

• Ayuda a crear estados de creatividad claros y fluidos. Es un medio excelente para activar talentos de la mente como la imaginación y la creatividad.

 

• Aumenta asombrosamente la energía vital: si normalmente se efectúan entre 17 o 18 respiraciones por minuto, un experto practicante de Qigong podría reducir esta frecuencia respiratoria a 2 o 3 respiraciones por minuto sin llegar a sofocarse.

 

• Ayuda a terapeutas y médicos en general a crear una mayor sensibilidad curativa.

 

• Es especialmente útil para ayudar a desarrollar una mayor concentración, un mejor control de su cuerpo y de las emociones.

 

• Ayuda a solucionar problemas de enuresis, ansiedad, hiperactividad, miopía , nerviosismo, etc. 

 

• En adultos de la tercera edad, les ayuda a recuperar vitalidad, ánimo, elasticidad, memoria y su calidad de sueño y vida.

 

 

La práctica del Qi gong puede ser practicada por cualquier persona de cualquier edad, y puede combinarse con otras alternativas de salud.

 

La práctica del Qigong ayuda a regular los Tres tesoros o "San Bao", lo que la Medicina China reconoce como los tres pilares fundamentales que constituyen la base de la salud física y emocional

 

• El control o regulación del Jing (vitalidad).

 

• El control o regulación del Qi (energía).

 

• El control  o regulación del Shen (espíritu). 

 

Los canales o circuitos de circulación del Qi Gong en el cuerpo son los mismos que se utilizan en acupuntura. Comprender estas avenidas de energía es necesaria. Hay que tener la guía de un experto en Qigong para que la persona pueda tener una guía adecuada para lo que necesita desarrollar  o tratar.

 

 

 

Volver Atràs