Cronología de la civilización china

 

Establecer una periodización no es sencillo. Ésta siempre variará dependiendo de la época, las tendencias historiográficas o los parámetros utilizados. La historia en general, es un conjunto de hechos, interpretado a través de un prisma, enriquecido por nuevos descubrimientos y aportes a la historiografía.

 

La cronología tradicional menciona tres dinastías de la edad del bronce, estableciendo el comienzo de la historia china con los Xia (2207-1766), seguida de los Shang (1766-1122) y los Zhou (1121-256), aunque la mayoría de los arqueólogos tienden a rebajar las fechas de las dos primeras y el inicio de los Zhou. Algunos incluso dudan de la existencia de los Xia.

 

El fin de la dinastía Han, y con ello el comienzo de la Edad Media, viene marcado por la decadencia del estado, la ruina de la economía urbana y el desmembramiento del imperio. Pero pronto, en el siglo V, al norte de China se produjo un renacimiento del estado centralizado y en las Dinastías del Sur, en la cuenca del Yangzi, se originó una de las más brillantes de toda la historia de China en el terreno de las letras, las artes y el pensamiento. Será a partir del año mil, aproximadamente, cuando se produce una nueva forma de estado y sociedad que se mantendrá hasta el siglo XIX, al menos en sus aspectos generales; elemenos que existían antes de las grandes transformaciones que hicieron de China un nuevo mundo, como sucedió en nuestro Renacimiento, y que produjo el advenimiento de los tiempos modernos. El impacto de los imperios de las estepas y la ocupación mongola abrieron un paréntesis en este nuevo mundo.

 

Con la caída de los Qing en 1912 comienza la República de China, interrumpida por la llegada de la República Popular de China en 1949, establecida tras el control del partido Comunista y la retirada del Kuomintang a Taiwan. Con la muerte de Mao Zedong y las reformas económicas de Deng Xiaoping dio comienzo la época actual.