Tài shàng gǎnyìng piān

太上感应篇

(Tratado taoísta)

 

Tai Shang Lao Jun dice que: las desgracias y la felicidad de la vida no se encuentran en ningún lugar determinado sino que las ocasiona y las llama uno mismo. Y esto se debe, dicho en otras palabras, a que la recompensa del bien y del mal es algo inherente a cada cosa como si fuera su propia sombra.

Entre el cielo y la tierra existen dioses que registran los delitos y faltas de las personas y les dan su castigo.

 

Estos dioses, según el grado de cada una de las faltas o delitos cometidos, le quitan suan a la persona culpable. Por suan se entiende el poder y la energía positiva relacionados con la felicidad, la salud, la longevidad que tiene una persona mientras vive.

 

A la persona que esta agobiada por el propio “suan”, registro de las malas acciones cometidas, seguramente su fortuna y posesiones se le gastan y disminuyen. Es muy probable que vaya a menos, que con facilidad se vea envuelto en asuntos desagradables, que tenga problemas con la gente de alrededor, que reciba sanciones, y tiene muchas probabilidades de que le ocurran desgracias. Además, dejara de encontrarse con acontecimientos felices y tendrá tendencia a encontrarse con desgracias motivadas por la estrella de la mala suerte. Y una vez queda totalmente agotada por el suan, le arrebatan también la vida.

 

Por eso, desde la perspectiva del Taoísmo, tomando como presupuesto el no cometer faltas ni delitos para no verse envuelto en asuntos desagradables, se plantea la posibilidad de llevar una vida estable sin desgracias.

 

Una buena persona posiblemente es respetada por todos, el “tien tao”, el cielo, le ayuda, lleva una vida feliz y acomodada, se mantiene alejada de cualquier tipo de obstáculo, la cuidan los dioses y los espíritus protectores, tiene éxito en todo lo que quiere hacer y consigue llegar al estado de transformación espiritual shenxian. No es lo mismo lo que nosotros entendemos ordinariamente por buena persona que lo que aquí se entiende por una buena persona que atrae la buena suerte.

 

Una buena persona con capacidad de atraer buena suerte tiene que seguir diversos preceptos en consonancia con la ética y la moral.

 

Sobra decir que cualquier persona normal y corriente, si llega a mantenerse fiel a la observancia de todos estos preceptos, conseguirá también la capacidad de atraer la buena suerte.

 

 

Estos preceptos son:

 

1. Seguir el camino conforme a la ética y la moral y dejar el que no lo está.

2. Alejarse del camino del maligno y aunque no lo vea nadie, no hacer nada malo.

3. Acumular méritos y obras buenas y actuar siempre con corazón compasivo.

4. Ser fiel y practicar la piedad filial, amar a los hermanos, respetar a los superiores, influir positivamente de palabra y de obra en las personas de alrededor.

5. Compadecerse del que esté solo, preocuparse de las viudas, respetar a los ancianos, proteger a los niños.

6. No lastimar a los insectos ni a las plantas.

7. Sentir compasión ante las desgracias del prójimo y alegrarse con sus alegrías.

8. Solucionar los problemas y las emergencias ajenas y salvar a los demás del peligro.

9. Alegrarse de las ganancias de los otros como si fueran propias y sentir también las perdidas como si fueran propias.

10. No poner en evidencia la debilidad del otro y no enorgullecerse de las propias cualidades.

11. Frenar el mal, alabar el bien, ceder la porción grande al otro y tomar para si la pequeña.

12. No sentirse dolido ante las humillaciones y sorprenderse ante las alabanzas.

13. Hacer el bien sin esperar recompensa y no arrepentirse después de haber dado algo a alguien.

 

 

Si se consigue cumplir todos estos preceptos, es posible alcanzar la protección del Tian Tao, del cielo, y disfrutar de buena suerte.

 

Si no se cometen faltas ni delitos, no se está agotado por la energía del propio “suan”, registro de las malas acciones cometidas, y no se reciben castigos ni se atrae la mala fortuna.

 

En resumen, el estar agobiado o no por el “suan” parece que no está relacionado con el modo de ser de la persona y que solo se debe a sus faltas y delitos.

 

Ahora bien, lo de no cometer faltas o delitos se puede decir que es fácil y al mismo tiempo difícil.

 

Al decir que es difícil nos referimos a la dificultad de saber que se entiende por faltas y delitos.

 

Ordinariamente al hablar de faltas y delitos se piensa solamente en aquello que va en contra de lo razonable y de las reglas de la sociedad.

 

Faltas o delitos, no se refiere solo a esto sino que tiene un alcance mucho mayor.

 

Faltas o delitos

 

1. No cumplir con las propias obligaciones.

2. Realizar acciones contrarias a la razón.

3. Cometer acciones deshonestas considerándolas como una muestra de talento.

4. Maltratar y matar a seres vivientes sin ningún motivo.

5. Aparentar ser una buena persona y luego, por detrás, hacer el mal.

6. Menospreciar a los amigos Íntimos y a las personas serias y formales.

7. Corresponder al maestro con negligencia.

8. No cumplir con las propias obligaciones dejándose llevar por el propio gusto.

9. Engañar a la gente siendo irresponsable.

10. Murmurar de los compañeros o de los colegas.

11. Mentir y levantar falsos testimonios de modo que la responsabilidad caiga sobre los demás.

12. Recriminar los fallos de la familia y de las personas allegadas poniéndoles en evidencia.

13. Actuar siempre con dureza y sin compasión.

14. Ser egoísta sin importarle las razones ni los sentimientos del otro.

15. Juzgar injustamente lo positivo y negativo de las cosas.

16. Quejarse o protestar de cara al norte.

17. Mejorar el propio rendimiento a costa del de los subordinados.

18. Adular a quienes disfrutan de una elevada posición social para conseguir algún tipo de beneficio personal.

19. No reconocer los favores recibidos.

20. Guardar siempre rencor.

21. Despreciar al otro.

22. Perturbar la política del país.

23. Alabar a quien no lo merece o a quien no cumple con sus obligaciones.

24. Castigar a un inocente.

25. Matar a alguien para apoderarse de sus bienes.

26. Despojar a alguien de su honor y de su posición en beneficio propio.

27. Obligar a alguien o someterlo sirviéndose de un castigo o de un asesinato.

28. Despreciar a una persona honrada, eliminar a una persona sensata.

29. Atropellar al débil y sin recursos.

30. Acosar a la viuda desprovista de apoyo familiar.

31. hacer caso omiso de las leyes y reglas.

32. Aceptar sobornos.

33. Juzgar equivocado lo que es recto.

34. Juzgar como recto lo que es erróneo.

35. No dejar de pensar más que en cosas triviales y juzgarlas como

36. Perder la serenidad y montar en cólera ante guerras y polémicas.

37. Reconocer los propios errores y fallos y no tener propósito de enmendarse.

38. Ser consciente de lo que es bueno y no tener intención de ponerlo en práctica.

39. No corregir las propias faltas y además echarle la culpa a los demás.

40. No creer en métodos dotados de poderes extraordinarios como por ejemplo el Fengshui, el arte la adivinación, el qigong, etc. y prohibirlos.

41. Criticar sin ningún fundamento a sabios y personas venerables.

42. Maltratar a personas de probada moralidad.

43. Disparar a todo tipo de pájaro en vuelo.

44. Perseguir a los animales que están corriendo.

45. Espantar a gritos o con ruidos a animales que están durmiendo o en letargo invernal.

46. Rellenar las madrigueras de insectos o de otros seres vivos.

47. Destruir los nidos de las aves.

48. Lastimar a animales preñados.

49. Destrozar huevos fecundados en proceso de incubación.

50. Desear que el otro salga perjudicado.

51. Arruinar el éxito de otro.

52. Elegir para sí mismo una posición segura poniendo a otro en una situación peligrosa.

53. Aumentar las propias ganancias a costa de los bienes ajenos.

54. Gustarle a uno los vicios que tiene.

55. Utilizar en beneficio propio las ganancias ajenas.

56. Aprovecharse del talento de otro.

57. Ocultar lo bueno del otro y no mostrarlo a los demás.

58. Imitar los puntos indecorosos de la personalidad de otro.

59. Desvelar un secreto ajeno.

60. Usar en provecho propio el dinero y los bienes ajenos.

61. Desunir la familia de otra persona.

62. Apoderarse de lo que estima el otro.

63. Detestar la ayuda de otros.

64. Enorgullecerse de las buenas cualidades que uno posee.

65. Humillar al otro para poder ganar.

66. Destrozar lo plantado por otra persona.

67. Destruir el matrimonio de alguien.

68. Pavonearse de haber conseguido una vida acomodada.

69. Quitarle a otro su trabajo de manera arbitraria.

70. Pedir favores a los demás.

71. Negar las propias faltas.

72. Culpar a otros de las propias desgracias o de la mala suerte.

73. Recomendar a otros algo malo contrario a la razón.

74. Engañar aparentando una posición social y honores que no se poseen.

75. Acumular malos pensamientos que perjudican a la persona.

76. Quebrantar las cualidades sobresalientes de otro.

77. No tener intención de corregir las propias debilidades y procurar no mostrarlas a otros.

78. Aprovecharse de la posición o del poder que uno ha conseguido para amenazar al otro.

79. Ejercer violencia por puro placer.

80. Herir de muerte.

81. Cortar o arrancar plantas sin ningún motivo justificado.

82. Matar algún tipo de animal y guisarlo con malos fines.

83. Malograr el estado de los cereales plantados.

84. Hacer sufrir a las personas de alrededor.

85. Destruir una familia y apoderarse de sus riquezas.

86. Destruir un dique para causar danos a los inmigrantes.

87. Provocar un incendio.

88. Perturbar el orden.

89. Obstaculizar el éxito ajeno.

90. Destruir las cosas del otro para fastidiarlo.

91. Tener envidia de la posición y los honores de otra persona y por eso querer aniquilarlos.

92. Envidiar a quienes disfrutan de una vida acomodada y desear su empobrecimiento.

93. Al ver a una persona guapa y atractiva del otro sexo, actuar para hacerla suya en seguida.

94. Cuando se tiene una deuda, desear que el benefactor que presto el dinero se muera pronto.

95. Estar resentido cuando uno no consigue lo que quiere.

96. Cuando a una persona le sucede una desgracia, murmurar y hablar mal de ella.

97. Reírse de los defectos ajenos.

98. Reprimir las dotes brillantes de otro.

99. Criar insectos dañinos que perjudican a las personas para molestar a la gente de alrededor.

100. Arruinar un árbol con algún tipo de fármaco.

101. Enojarse con el maestro y guardarle rencor.

102. Rebelarse contra el padre y el hermano mayor.

103. Exigir o apoderarse arbitrariamente de algo a la fuerza.

104. Ser propenso a ocupar el lugar de otro y a apoderarse de lo ajeno.

105. Enriquecerse apoderándose de los bienes ajenos.

106. Mejorar la propia situación mediante palabras engañosas.

107. Ser injusto al otorgar premios y castigos

108. Entregarse a los placeres sin ningún tipo de moderación.

109. Atormentar con crueldad a los subordinados y personas de rango inferior.

110. Amenazar a una persona.

111. Culpar siempre a los demás.

112. Lanzar improperios contra el viento o la lluvia.

113. Pelear y entablar pleitos.

114. Crear la separación entre los compañeros sin ningún motivo.

115. Usar palabras soeces.

116. No seguir las enseñanzas de los padres.

117. No cuidar las cosas.

118. Decir lo contrario de lo que se piensa.

119. Dejarse llevar por la avaricia y arriesgarse para aumentar la riqueza.

120. Comprometer a un superior.

121. Acunar palabras maliciosas.

122. Murmurar.

124. Maldecir a los dioses para poner énfasis en la propia rectitud.

125. Adoptar una actitud de rebeldía ante una postura ética de resignación y obediencia.

126. Tratar con frialdad a la familia y parientes y en cambio ser amable con los extraños.

127. Justificar el corazón ruin de uno señalando al cielo y a la tierra y poniéndolos como testigos

128. Observar cosas vulgares por medio de poderes sobrenaturales.

129. Arrepentirse después de haber ayudado a alguien.

130. Pedir algo prestado y no devolverlo.

131. Exigir más de lo que le corresponde a uno a la hora de recibir ganancias, beneficios, etc.

132. Derrochar en instalaciones gastando más de lo necesario.

133. Dejarse llevar por un deseo sexual sin moderación.

134. Actuar con malicia aparentando ser una buena persona.

135. Dar a alguien comida en malas condiciones que esta para tirar a la basura

136. Recomendar a alguien ir por un camino alejado de la ética y la moral.

137. En los negocios estafar al cliente en el peso de la mercancía.

138. Timar a la gente con una falsificación en lugar del original.

139. Traicionar a la patria para conseguir beneficios.

140. Rebajar el valor de una cosa buena a base de regateo.

141. Relacionarse con una persona necia con tremendo desprecio.

142. Ser avaro.

143. Maldecir.

144. Actuar de manera inmoral bajo los efectos del alcohol.

145. Pelearse con los de su sangre.

146. Como hombre, no ser fiel ni delicado.

147. Como mujer, no ser dócil.

148. Como esposo, no ser afectuoso con la esposa.

149. Como esposa, no respetar al esposo.

150. Estar siempre alardeando de algo.

151. Envidiar siempre lo bueno de los demás.

152. Maltratar y golpear a la mujer y a los hijos.

153. Faltar el respeto a los abuelos.

154. Dirigirse a los antepasados con palabras descorteses.

155. Rebelarse contra una orden venida de arriba.

156. Actuar a sabiendas haciendo cosas que no sirven para la salud del cuerpo ni para el crecimiento espiritual.

157. Ser infiel en el matrimonio.

158. Estar siempre maldiciendo, s respecto a cosas y personas.

160. Pasar por encima de un pozo o del fogón.

161. Encontrar siempre algún defecto a las personas o a la comida.

162. Hacer abortar.

163. Ocultar lo que se hace y no actuar abiertamente.

164. El ultimo día de cada mes y al final del año lunar divertirse cantando y bailando.

165. Gritar y enfadarse el primer día de cada mes.

166. Escupir, llorar o hacer sus necesidades de cara al norte.

167. Leer en voz alta o llorar en la cocina.

168. Encender las varitas de incienso con un mechero o con el fuego de la cocina.

169. Preparar la comida utilizando leña muy sucia.

170. A altas horas de la noche ir desnudo por la habitación de aquí para allá.

171. Aplicar un castigo en los días relacionados con cambios de estación como por ejemplo el primer día de cada estación, los equinoccios de primavera y otoño y los solsticios de verano e invierno.

172. Escupir de cara a una estrella fugaz.

173. Señalar con el dedo el arco iris.

174. Señalar con el dedo al sol, la luna, las estrellas.

175. Mirar fijamente al sol o a la luna.

176. Cazar en primavera quemando la hierba de los páramos.

177. Murmurar con palabras soeces mirando al norte.

178. Matar a una serpiente o a una tortuga sin ningún motivo.

179. No ahorrar.

 

 

 

 

 

 

Volver Atràs