1) El verdadero maestro no pretende saberlo todo, el verdadero maestro es aquel que sabe sus alcances y reconoce los alcances de los demás, a ese maestro no le dan miedo las palabras "no lo se" o "no sabría decirte" puesto que reconoce que es imposible saberlo todo, aquel que pretende dar respuesta a todas las preguntas (por lo general inventando cosas o confundiéndolas) no ha entendido bien la función del ser maestro, ni la responsabilidad que tiene el enseñar. Cuantas veces hemos escuchado maestros que por no decir "no lo se" responden barbaridades a las preguntas que se les hacen, y sin embargo los alumnos las aceptan sin protestar, y es ahí donde se arriesga la responsabilidad del enseñar.

 

2) El verdadero maestro aprecia el trabajo de sus colegas sin importar que tan malo o bueno sea este y reconoce también que el trabajo de los demás no desmerita el suyo propio. Es decir un maestro honesto y respetuoso aprecia las artes marciales de otros maestros, aun cuando en el fondo pensara que no son buenas, se muestra abierto a escuchar otros puntos de vista y otras posturas frente a una práctica. El aplaudir el esfuerzo de otros no significa hacer menos mi esfuerzo. Cada articulo que aparece en la revista de artes marciales es objeto de critica por parte del maestro que lo lee, comentarios como "esa postura esta mal", "mira que mal patea", "esa defensa no sirve" hacen creer a quien los dice que esta demostrando tener mas conocimientos que quien apareció en ese articulo, sin embargo el efecto alcanzado es totalmente contrario, hace verse a quien lo menciona como envidioso o molesto de no ser el quien debía aparecer en ese articulo. El verdadero maestro observa el trabajo de los demás y trata de entender por que lo hacen así, y lo compara con sus conocimientos para ver si puede mejorar o aprender algo de ellos antes de criticarlos.

 

3) El verdadero maestro no abusa de sus alumnos en ningún sentido. Por lo menos una vez al mes escucho casos de maestros que cobran el equivalente al enganche de un automóvil por hacer un examen, o venden equipo en 5 veces el valor original de este, además también el caso de los maestros que piden dinero a los alumnos bajo conceptos distintos a los de su practica marcial y ni siquiera se molestan en decir cuando ni como lo van pagar. Esa actitud degradante y de baja calidad moral no solo es una agresión hacia el alumno sino que también es una actitud abusiva puesto que como yo soy el maestro se que no se va a negar a darme el dinero y mucho menos osaría reclamármelo de regreso, es algo muy parecido a robar.

 

4) El verdadero maestro respeta a sus alumnos. En Shaolin esto se conoce como el lenguaje de la acción, es decir el respeto entre todas las personas se demuestra con acciones y no con palabras, cuando el maestro sita a sus alumnos a una hora y no aparece o llega tarde esta demostrando una falta de respeto hacia los alumnos, además claro, de poner un muy mal ejemplo que en nada se asemeja a la disciplina del arte marcial. En el lenguaje de la acción se demuestra con acciones lo que predica, en vez de decir "Te respeto mucho se llega puntual para salvaguardar el tiempo del alumno, en vez de decir "Quiero que mejores tu técnica" se le da mas atención y tiempo de practica al alumno. En vez de decir "Esa postura no esta bien hecha" se para enfrente del alumno mostrando la postura correcta.

 

5) El verdadero maestro no se siente un ser superior. El verdadero maestro se coloca a si mismo en un lugar similar al de un alumno, esta practica es cada vez mas popular en los grandes maestros que vienen de otros países. Somos nosotros los mexicanos los que todavía pensamos que ser maestro es un estatus social y que podemos ver a todos de arriba hacia abajo con un aire de grandeza. Cada vez que viene un nuevo maestro de China a dar seminario me esfuerzo por tratarlos con el trato que se le da a una eminencia y ellos cada vez mas me sorprenden mas al responder con la actitud que se le responde a un amigo, el maestro Huang Chien Liang (presidente de la Federación Mundial de Kuo Shu) resulto una persona alegre y bromista que no deseaba permanecer en un hotel caro sino que quería estar junto a los hoteles baratos de los estudiantes. El maestro Yang Jun (6ta generación de descendientes de la familia Yang) ofreció devolver dinero cuando se percato de que los resultados de su evento no habían sido muy favorables (por supuesto no lo aceptamos), el maestro Shi Yan Ming (Ex jefe de entrenadores del templo de Shaolin) rara vez piso un restaurante elegante durante su estancia en México en cambio dijo disfrutar mucho de comer en los puestos callejeros de mariscos en Acapulco. 
Somos nosotros, los "grandes maestros" occidentales, los que todavía queremos que nos lleven con grandes lujos a donde quiera que vayamos.

 

6) El verdadero maestro desea ver desarrollados completamente a sus alumnos. El verdadero maestro conoce el refrán que dice "La gente me conocerá a mí a través de mis alumnos" y se esfuerza por llevarlos a los mejores niveles y darles las oportunidades que uno no pudo tener. He visto maestros que hacen totalmente lo contrario, les esconden información a los alumnos, no les avisan cuando algún gran maestro realizara un examen, no los llevan a los seminarios a los que ellos si asisten, no enseñan completa la técnica que representan o peor aun la inventan, etc. Todo esto por el insoportable horror que les provoca la idea de que tal vez su alumno llegue a superarlos.

 

 

Estas son algunas de las características que definen el verdadero maestro, la persona que falta en alguna de ellas no es un verdadero maestro sino un "excelente practicante", es decir, en la vida podemos encontrar un practicante de artes marciales excelente que no tenga igual y que sea el mejor en su clase, ¿pero podemos llamarle maestro? ¿A quien le llamamos maestro? ¿al que sabe mucho y no desea enseñarlo? o ¿al que sabe menos y tiene una actitud en la vida de enseñar, aprender y compartir?

Por supuesto lo ideal es encontrar al maestro que cumpla con ambos, pero si tuvieras que escoger ¿ a quién escoges? Al que tiene los conocimientos pero no la actitud o a quien tiene la actitud y no los conocimientos, recuerda que la actitud es lo mas difícil de superar, los conocimientos los podemos aprender todos.

 

 

 

 

Texto: Daniel Corona (Templo Shaolin de México AC )

 

 

 


Volver Atràs