Wang Lang

王朗

 

Durante sus más de cinco siglos de antigüedad, en el sistema tradicional de la Mantis religiosa (Tanglangquan) han proliferado y se han diversificado diferentes relatos e historias acerca de su fundador, el legendario y Gran Maestro creador del estilo de boxeo chino de la Mantis Wang Lang. Ésta es una de ellas, narrada por el gran maestro Li Kunshan.

 

“Su padre, llamado Wang Man Tang era la persona más acaudalada del pueblo. Wan Man Tang era conocido por su compasión y generosidad para con todos sus vecinos. Por lo tanto, todo el amor y cuidado paternales de Wang Man Tang se dirigieron hacia la educación de su hijo en la mejor tradición confuciana.

 

Cuando éste completó sus estudios en los clásicos confucianos y alcanzó un alto nivel en el arte de la poesía, su padre, con el fin de desarrollar una personalidad completa en su hijo, invitó a un maestro de artes marciales para que enseñara a Wang Lang.

Sin embargo, el proceso educativo de su hijo fue interrumpido por la invasión de las tropas manchúes. Toda la familia de Wang Lang murió en el combate y él, herido de muerte, fue arrojado a un río... Pero la suerte se alió con él ya que fue rescatado por un monje budista del monasterio de Shaolin llamado Tang chan Shang Ren, el cual llevó a Wang Lang al monasterio en donde fue atendido por los monjes expertos en hierbas medicinales.

 

En poco tiempo se recuperó y entró a formar parte de la Shang budista (comunidad y hermandad religiosa de monjes budistas). Tras vivir 7 años en el monasterio aprendió el arte del boxeo Shaolin pero fue derrotado por uno, el mejor monje guerrero del monasterio.

 

Derrotado y contrariado, Wang Lang caminaba por un bosque cercano cuando repentinamente escuchó unos sonidos secos que eran producidos por una cigarra en un árbol, se aproximó y vio a una mantis religiosa atacando a la cigarra con sus patas delanteras. Eso le inspiró y decidió capturar a la mantis y refugiarse en un lugar tranquilo para examinar sus movimientos.

Decidió atacarla con una rama para ver la reacción del insecto y en cuanto la mantis vio un nuevo enemigo agarró la rama afianzando su avance. Durante varios días Wang Lang estudió los movimientos de las patas delanteras de la mantis, sus técnicas defensivas y de ataque, y comenzó a desarrollar su propio estilo de boxeo basado en las acciones ofensivas y defensivas de la mantis religiosa.

 

Sin embargo, Wang Lang no estaba satisfecho con los desplazamientos del insecto y decidió adoptar la manera de desplazarse del gran simio. Sobre todo decidió incorporar diecisiete técnicas diferentes de combate de los diecisiete estilos que aprendió en el monasterio.

 

Tras algunos años de trabajo completó la creación de un estilo de boxeo nuevo y lo llamó el Boxeo de la Mantis Religiosa. Una vez dominado dicho sistema derrotó al monje principal y éste llamó al abad, que quedó sorprendido al ver un estilo de boxeo tan prometedor y envió a Wang Lang a viajar por China para contactar con prestigiosos maestros de artes marciales, perfeccionando así el boxeo de la mantis.

 

Wang Lang visitó a muchos maestros pero ninguno pudo vencerle en combate y pasó el resto de su vida en las montañas de Laoshan, en la provincia Shandong.”

 

 

 

Alex Mieza junto a la estatua de Wang Lang

 

(Montaña Laoshan)

 

Volver Atràs