Wong Fei Hung

黃飛鴻

 

Wong Fei Hung, también conocido como Huáng Fēi Hóng (黃飛鴻) era un artista marcial, médico de medicina tradicional china, y un revolucionario durante la época del Levantamiento de los Bóxers, se convirtió en un héroe del folclore en China. Nació en Foshan (Guangdong) el 9 de julio de 1847 y falleció el 25 de marzo de 1924.

 

Wong era hijo del maestro de artes marciales Wong Kei Ying,  quien fué discípulo durante diez años de Luk Ah Choi, especializado en la técnica Hung Gar. Wong Kei Ying fue un reputado médico y uno de los miembros de los legendarios Diez Tigres de Guangdong. Wong Kei Ying adiestró a su hijo Wong Fei Hung en artes marciales desde niño.

 

Aún joven, Wong Fei Hung fundó su propia escuela marcial, que al poco tiempo generó más sucursales en la misma provincia. Posteriormente también fundó su propia clínica, Po Chi Lam, todo ello antes de cumplir los 20 años. Fei Hung se convirtió en un personaje popular tanto por su destreza en combates como por sus conocimientos médicos.

  

El Levantamiento de los Bóxers (義和團匪亂), conocido en China como el Yìhétuán Qǐyì (义和团起义) o Levantamiento de los Yihétuán “Puños rectos y armoniosos”, fue un movimiento contra la influencia comercial, política, religiosa y tecnológica foránea en China durante los últimos años del siglo XIX, desde noviembre de 1899 hasta el 7 de septiembre de 1901.

 

El levantamiento popular fue impulsado por un grupo conocido como los Yìhétuán o “Puños rectos y armoniosos” (義和拳), llamados Bóxers -‘boxeadores’- por los ingleses, en referencia al ritual de artes marciales que practicaban que según ellos les hacía inmunes a las armas.

 

Los Yihetuan o Bóxers fue un grupo que se opuso inicialmente a la dinastía manchú de los Qing pero más tarde se reconcilió con ella y se concentró en el norte del país, donde las potencias europeas habían comenzado a exigir concesiones territoriales, ferroviarias y mineras. En noviembre de 1897, el Imperio Alemán respondió a la muerte de dos misioneros en la provincia de Shandong apoderándose del puerto de Qingdao. Al mes siguiente, una escuadra rusa tomó posesión de Lüshun, en el sur de Liaoning. Gran Bretaña y Francia les siguieron, tomando posesión de Weihai y Zhanjiang, respectivamente.

 

Los Bóxers empezaron a incrementar su actividad en Shandong en marzo de 1898. El gobierno chino, fuertemente controlado por la emperatriz, dictó varias leyes en favor de los Bóxers a partir de enero de 1900, mientras que éstos concentraron sus ataques contra los misioneros y conversos al Cristianismo. Las crecientes protestas de los gobiernos occidentales fueron desoídas. En junio de ese año, los Bóxers (a los que se habían sumado soldados imperiales) atacaron destacamentos de occidentales en Tianjin y Pekín.

 

Las embajadas extranjeras en la capital, a las que habían huido sus ciudadanos residentes en Pekín, se convirtieron pronto en objetivo de los Bóxers, aunque la mayoría de las delegaciones se encontraban bien protegidas por sus propias murallas y la cercanía a la Ciudad Prohibida, donde, paradójicamente, habían sido construidas por orden del emperador con el fin de tenerlas bajo vigilancia permanente. Las delegaciones de Gran Bretaña, Francia, los Países Bajos, Estados Unidos, Imperio ruso y el Japón de hecho compartían el mismo complejo defensivo, y a sólo unas calles de distancia se encontraban las de Bélgica y España, desde donde llegaron sus representantes para ponerse a salvo.

 

 

Volver Atràs