Yuan Wen Qing

El Padre del Wushu moderno

 

 

Yuan Wenqing es uno de los más famosos expertos profesionales de wushu moderno  en el mundo. Conocido por su velocidad explosiva y su poder, ganó numerosos concursos nacionales e internacionales en los años ochenta y principios de los noventa, incluyendo los primeros Juegos de Asia en 1990. Es considerado por muchos como un puente entre las artes marciales tradicionales chinas y el wushu moderno por su exitosa integración de las técnicas tradicionales y modernas a un nivel de fluidez, técnica y explosividad que no se había visto antes, y aún todavía no ha han sido igualadas en la actualidad. 

 

Es un ex atleta del equipo de Wushu de Shanxi, entrenado por los entrenadores Pang Lin Tai y Zhang Mei Ling. Literalmente, se convirtió en el estándar por el que otros atletas fueron evaluados en los años noventa: su personal Changquan y sus formas de Palo se hicieron famosas por convertirse en las formas obligatorias de wushu con las que otros atletas tuvieron que competir posteriormente.

 

La estrella más brillante de China


Para la mayoría de los participantes, el 4º Campeonato del Mundo de Wushu de la IWUF en 1997 marcó un hito en su carrera deportiva. Sin embargo, para Yuan Wen Qing, quien ganó su última medalla de oro antes de retirarse de la competición de wushu, marcó el final de una era. Y así lo hizo por nosotros.

Como alguien dijo una vez, Wen Qing Yuan es como el Michael Jordan de China. Allí, donde las artes marciales son una parte esencial del deporte y la cultura, ha sido la estrella más popular desde mediados de los ochenta, ha ganando más de sesenta medallas de oro en competiciones nacionales e internacionales.

"Yo tenía nueve años cuando empecé en las artes marciales", dice. "Yo no sabía nada de los equipos o competiciones, sólo lo hice porque fue divertido." Eso fue en 1975. En 1980, con su equipo de Shanxi, comenzó a competir en competiciones nacionales. En 1988, comenzó con las competiciones internacionales de wushu, donde empezó a exhibir su talento para el resto del mundo. 

 

A la edad de veintinueve años, Yuan Wen Qing comenzó a retirarse. Ya que era viejo para un atleta de wushu de alto rendimiento para seguir siendo competitivo, a menos que, por supuesto, seas el mejor de China. Sin embargo, decidió competir de nuevo una ultima vez en los Juegos Internacionales de China, porque China había cambiado las reglas de competeición añadiendo movimientos más difíciles. "Para entonces yo era el competidor más viejo de un equipo de profesionales", dice, "y la competencia fue muy dura, pero seguí compitiendo porque quería probarme a mí mismo." 

 

La Última Medalla de Oro

 

Por eso, cuando Yuan Wen Qing tomó la palabra, por supuesto hizo que pareciera fácil. Su increíble velocidad y altura deslumbró a la multitud que lo vitoreaba y que habían esperado con expectación durante todo el día (77 competidores de Changquan). Cuando Yuan Wen Qing entró al estadio el público se volvió loco, y luego se quedó en silencio. Con su primer movimiento, desde una expresión de calma cambió a una intensidad feroz. Cada movimiento era preciso, fluido y potente, la altura de sus saltos provocó exclamaciones entre el público, aplausos y luego más. Los otros competidores de Changquan quedaron fascinados con asombro y alegría, olvidando por breves momentos su propia actuación. Durante esos pocos minutos en que trascendió la rutina de competición, miraron paralizados, al hombre que en realidad era el alma del wushu.

Wen Qing Yuan se llevó el oro con facilidad con un 9.71, en comparación con la plata 9,36. Después la multitud se precipitó a por autógrafos y fotos, y la gran estrella fue con paciencia, gentilmente complaciendo todas sus peticiones.

 

Invención de las Formas compulsadas

 

Tal vez la razón de que Wen Qing Yuan hiciera la rutina de Changquan obligatoria tan fácilmente sea el hecho de que él la inventó. Cuando China comenzó a celebrar competiciones internacionales de wushu en los años ochenta, se dio cuenta de que una forma obligatoria era necesaria para normalizar los movimientos básicos de las formas. En esa época Yuan Wen Qing era el atleta de mas alto rendimiento y la persona ideal para ayudar a crear tales formas. Sus rutinas de Changquan y de Palo son ahora conocidas y practicadas en todo el mundo. Le tomó cerca de dos meses para crear las formas, o más bien para completar los formatos de la enseñanza. "Hacer la forma fue fácil", dice. "Pero escribirlo, e ilustrarlo, fue un proceso que tomó más tiempo."

 

Finales y principios

 

Al final, es en última instancia, la expresión de Yuan Wen Qing la que transforma su wushu de un deporte a un arte. Al ver realizarlo hay cierta convergencia de lo intangible, su velocidad, su precisión, su técnica y su estilo. Pero para completar esta convergencia, lo que realmente pone en su wushu es su espíritu interior. Cuando se mira a sus ojos lo que se ve es el fuego, la pasión y el alma, no sólo de Yuan Wen Qing, sino del wushu en sí mismo.

 

 

Volver Atràs