Historia del Wushu

 

LA EVOLUCION DEL WUSHU EN LA HISTORIA DE CHINA

 

 Hace alrededor de 2.500 años a.C., en las llanuras de la parte meridional de China se encontraban las culturas de Yangshao y, posteriormente, Longshan. En ellas ya aparecieron los primeros vestigios de formas de Wushu, aunque primitivas y no sistematizadas utilizaban golpes, puños y agarres, así como armas rudimentarias para las peleas (hachas, lanzas y flechas).

 

Durante las Dinastías Shang (±1766-1122 a.C.) y

Zhou (1122-256 a.C.) ya se mencionaban las artes marciales que se conocían como Quanrong y Chuji. Por esta época, Confucio hacia referencias en sus obras sobre el Arte Militar.

  

Qin Shi Huang Di (221-210 a.C.) trigésimo segundo rey del estado feudal Qin, fue el primer Emperador de la China unificada, fundador de la Dinastía Qin y seguidor de la Escuela Filosófica del Legalismo se opuso fuertemente al Confucionismo y al Taoísmo, mandó destruir toda la literatura de estas corrientes filosóficas. Sin embargo, fomentó el ejercicio físico en sus fuerzas militares e impuso el sistema burocrático feudal.


Buscando los secretos de la juventud eterna y la longevidad, salvó ciertas obras de la quema que serían de gran influencia en el desarrollo del Wushu, como el I Ching (Libro de los Cambios y Mutaciones) y el “Canon de la Medicina Interna”. En esta época al Wushu se le conocía como Xiangbo.

   

En las Dinastías Han del Este y del Oeste (206 a.C hasta 220 d.C.) se comenzó a utilizar el término Wushu, junto con otros apelativos como Shoubo o Wuyi. Predominaban las armas cortas y se experimentó una evolución en su uso.   

 

El Período de los Tres Reinos (220-265 d.C.) destacó por los héroes militares que vivieron en aquellos tiempos, de hecho éstos se inmortalizaron en la novela "la Guerra de los Tres Reinos".

 

Dinastías Jin del Oeste y del Este (265-420). En esta época de unificación el Wushu era denominado Xiangbo y también Quanfa.

 

Durante el período de las Dinastías Sur y Norte (420-581) convivieron y lucharon entre sí un total de hasta nueve reinos, este fue un momento de gran desarrollo de las armas pesadas debido a las continuas luchas.

 

En las Dinastías Sui y Tang (581-907) se volvió a encontrar una época de relativa tranquilidad. Llegaron religiones del exterior y se introdujo el budismo poco a poco. La práctica de las artes marciales ya no eran exclusivas de los militares, pues también se encontraban dentro de las religiones.

 

En la Época de las Cinco Dinastías (907-960) sucedieron numerosas guerras en un período de tiempo muy corto.

 

En las Dinastías Song del Norte y del Sur (960-1279) las tribus invasoras del norte invadían constantemente China. A finales de estas Dinastías los chinos fueron perdiendo el poder hegemónico. El Wushu de los civiles y los religiosos fue aumentando durante las Dinastías invasoras como Liao y Jin.

 

Con la invasión de los Mongoles, Dinastía Yuan (1279-1368), el pueblo Song y las fuerzas militares se unieron para luchar contra los invasores extranjeros. Se comenzó a sistematizar el uso de las 18 armas clásicas. 

 

Tras echar a los Mongoles, la Dinastía Ming (1368-1644) subió al poder. Este período fué de gran esplendor para el Wushu y en especial para las escuelas de Shaolin y Wudang, debido a que los Emperadores de aquella época eran muy devotos. Muchas escuelas que se fundaron todavía existen. Se recopilaron y editaron los primeros registros y manuales de Wushu, se clasificaron los estilos como "internos" y "externos". Resumidamente el Wushu se fue desarrollando enormemente.

 

Con la invasión de los Manchúes, se estableció la Dinastía Qing (1644-1912). Aprovechando la crisis de finales de la anterior Dinastía, los Qing se adueñaron de muchas escuelas de Wushu y formaron su milicia a base de éstas. Muchos chinos corruptos se aliaron con los manchúes por riquezas y fortunas, pero a pesar de ello aparecieron sectas, escuelas y clanes de Wushu antimanchúes. Durante esta dinastía las rebeliones fueron constantes y no es hasta entrado el siglo XX cuando se desmoronó el Imperio Qing. En esta época se fundaron importantes escuelas familiares de Wushu, en su mayoría provenientes de la Escuela de Shaolin.

  

A finales del siglo XVIII y XIX las rebeliones se puntuaron fuertemente. Los pasajes de la Guerra de los Boxers (Tai Ping) o la Guerra del Opio fueron capítulos de gran importancia en la historia del Wushu, pues en ellos muchos maestros lucharon y murieron defendiendo sus derechos.

  

Desde 1912 a 1942 se estableció la República de China, con personajes como Sun Yatsen y Chiang Kaisek, el Antiguo Régimen de los Qing fue derrocado. En esta época los términos sobre las artes marciales chinas fueron mantenidas hasta hoy, se les denominaban de muy diversas formas indiferentemente Wushu, Kuoshu, Kuochi, Kungfu, Chuanfa, etc. Se estructuraron y se unificaron criterios de todos los estilos. Grandes maestros se pusieron en contacto para eliminar rivalidades de las escuelas y crear organizaciones donde se reuniera todo el Wushu posible, como por ejemplo la famosa Asociación Jing Wu creada en 1903 por Huo Yuanjia, todavía existente.

 

A mediados del siglo XIX se experimentó una destacada emigración a países extranjeros como Estados Unidos, Malasia y Australia. De esta manera también algunos estilos de Wushu salieron de China.

 

 

Tras la Guerra Civil China entre Comunístas y Nacionalistas, Mao Zedong se proclamó dirigente nacional estableciéndose la República Popular China con el régimen comunista (1949). Hasta aquel entonces las artes marciales habían sido utilizadas en muchas luchas revolucionarias contra el poder, por el propio pueblo y por sectas que buscaban conquistar sus ideales y derrocar al antiguo imperio. Por esta razón, el presidente Mao defendió su postura de acabar con los tiempos de lucha, y de un modo seductor convenció a la población de que el Wushu debía servir para desarrollar las nuevas generaciones de chinos de modo saludable, estableciendo el Wushu únicamente como deporte sano, fuerte y ágil.

 

Los nacionalistas chinos tras finalizar la Guerra Civil fueron exiliados fuera del continente refugiándose al exterior, a lugares como Hongkong, Macao, Singapur y especialmente a la isla de Taiwán. Con todos estos exilios muchos maestros de Wushu también salieron del país.

 

Durante la década de los 70 y 80, se experimentó una gran expansión mundial del Wushu chino, gracias en parte a la publicidad de las películas de Kungfu. Las artes marciales chinas con cualquiera que sea su apelativo se reúnen en asociaciones muy diversas, las más importantes organizan campeonatos nacionales e internacionales. A finales de la década de los 70 se empezaron a preparar grandes organizaciónes oficiales apoyadas por los gobiernos de la República de China (Taiwán) y la República Popular de China (China continental). En 1978, en respuesta al desarrollo de las artes marciales a nivel internacional, se estableció definitivamente la Federación Internacional de Kuoshu (ICKF) con sede en Taiwán. Poco después, apoyada por el gobierno de la República Popular de China, en 1991, se creó definitivamente la Federación Internacional de Wushu (IWUF).

 

  El Comité Olímpico Internacional (IOC) reconoció oficialmente el Wushu como deporte olímpico el día 20 de Junio de 1999, contando la IWUF con 83 federaciones afiliadas. En 2008, los JJOO se organizaron en Beijing, China, el Wushu fue deporte olímpico por primera vez y tuvo su Campeonato paralelo a las Olimpiadas dentro de las instalaciones Olímpicas.

 

 

Volver Atràs