La Rebelión de los Turbantes Amarillos

Huángjīn zhī luàn

黄巾之乱

 

La Rebelión de los Turbantes Amarillos 'Huángjīn zhī luàn' (黄巾之乱) fue una revuelta campesina que estalló el año 184 en China en tiempos del emperador Ling de la dinastía Han. Tomó su nombre de los pañuelos amarillos que los rebeldes llevaban en la cabeza. Es en un punto importante en la historia del taoísmo por la asociación de los rebeldes con sociedades taoístas secretas. La revuelta es también el punto de partida de la novela histórica Romance de los Tres Reinos de Luo Guanzhong.

 

Una de las principales causas de la rebelión fue una crisis agrícola durante la cual la hambruna obligó a muchos granjeros y antiguos colonos militares del norte a buscar empleo en el sur. Allí, grandes terratenientes explotaban el excedente de mano de obra para amasar grandes fortunas. La situación se agravó por pequeñas inundaciones a lo largo del curso bajo del río Amarillo.

 

Los campesinos se vieron más oprimidos por los altos impuestos para financiar la construcción de fortificaciones a lo largo de la Ruta de la Seda y guarniciones contra infiltraciones de extranjeros e invasiones. Ante esta situación los terratenientes, campesinos sin tierra y los antiguos soldados ahora sin trabajo formaron unas 170 bandas armadas. También, ejércitos privados.

 

Al mismo tiempo el gobierno central de la dinastía Han se debilitaba internamente. El poder de los terratenientes se había convertido en un problema de larga duración, pero en la fase previa a la rebelión los eunucos de la corte en especial lograron una considerable influencia sobre el emperador, lo que aprovecharon para enriquecerse.

 

La mayor parte del pueblo consideraba al gobierno corrupto e incapaz. Las hambrunas y las inundaciones eran vistas como una señal de que el decadente emperador había perdido su mandato del cielo.

 

Por su plan para un nuevo comienzo la secta taoísta de Zhang Jue (también conocido como Zhang Jiao) estaba destinada a ser el enemigo más peligroso de la dinastía Han. Como preparación para la revuelta, Zhang envió a sus discípulos a ganar apoyos y organizar a sus seguidores en el norte de China.

 

El líder de la rebelión era Zhang Jue (también conocido como Zhang Jiao, conocido por sus seguidores como el "General del Cielo") y sus dos hermanos menores Zhang Bao y Zhang Liang, nacidos todos en Julu (hoy en día condado de Pingxiang, Hebei). Los hermanos habían fundado una secta taoísta en el actual Shandong. Eran curanderos y atendían a menudo de forma gratuita a pacientes que no podían pagar sus servicios y conocían de primera mano el sufrimiento y la miseria que padecían los más desfavorecidos. Los hermanos vieron la dureza del mundo a través de su trabajo con los campesinos que muy a menudo veían como el gobierno local abusaba de ellos y los dejaba sobrecargados y hambrientos debido a los altos impuestos que recaudaban de ellos.

 

No tardaron en fundar una secta taoísta que rendía culto a una divinidad llamada Huang-Lao y que defendía, entre otros, los principios de igualdad de derechos para todas las personas y de una redistribución equitativa de la propiedad de la tierra.

 

Se vieron ayudados por el descontento local con la política y por las sequías y las plagas entre la gente. Los rebeldes tenían aliados hasta en la corte imperial y fueron capaces de hacer los preparativos sin que los funcionarios gubernamentales se enteraran un obligándolos a callar.

 

Zhang planeó un alzamiento por todo el imperio. Pero antes de que lanzara la llamada a las armas su plan fue traicionado. Entonces, arrestaron y ejecutaron a los simpatizantes rebeldes en Luoyang y la revuelta en las provincias se vio obligada a comenzar antes de tiempo, el segundo mes de 184.

 

A pesar del llamamiento prematuro y la inevitable falta de coordinación decenas de miles de hombres se unieron al levantamiento. Saquearon y destruyeron las oficinas del gobierno, y los ejércitos imperiales se vieron forzados a adoptar una actitud defensiva.

 

Los rebeldes fueron los primeros pero no los últimos seguidores del Camino de la Paz Suprema ‘Tàipíng Dào’ (太平道) y veneraban a la deidad Huang Lao que según Zhang Jue le había entregado un libro sagrado llamado Claves cruciales para el Camino de la Paz ‘Tàipíng Yàoshù’ (太平要术).

 

Los miembros de esta secta creían que la fuerza vital de un individuo podía ser aumentada por medio de una retirada del mundo y la adopción de una vida dedicada a la disciplina primando las técnicas respiratorias, el régimen alimenticio, la gimnástica y la perfección de la práctica sexual. Los pecados provocaban las enfermedades a las cuales se debían hacer frente a través del seguimiento de la tradición taoísta y el respeto por los conceptos del yin y el yang y los cinco elementos. Los amuletos desempañaban un papel importante en la lucha contra la enfermedad. La secta enseñaba los principios de la igualdad de derechos y distribución equitativa de la tierra.

 

La religión y la política de los hermanos Zhang estaban basadas en la creencia en un cambio apocalíptico en el orden del mundo y contaron a sus seguidores que en el año jiazi, comienzo de un nuevo ciclo sexagenario, el cielo se volvería amarillo y que bajo este nuevo cielo el dominio de la dinastía Han terminaría y daría comienzo una nueva era de gobierno.

 

Los caracteres para jiazi se convirtieron en un símbolo del cambio venidero y más adelante, cuando los seguidores de Zhang Jue se disponían a combatir, se ponían una tela amarilla alrededor de la cabeza como distintivo. De ahí en adelante pasaron a ser conocidos como los Turbantes Amarillos.

 

Se sabe que diversos Xiongnu (pueblo nómada de mongolia) como Yufuluo habían dado como mínimo su apoyo a la secta y muchos estudiosos han postulado que algunas de las enseñanzas de Zhang Jue pueden tener origen en el chamanismo dado que se presentaba como un sanador místico con una conexión directa con los cielos.

 

Aunque muchas de las creencias del Camino de la Paz Suprema se han perdido es muy probable que tuvieran alguna relación con el Camino de los Maestros Celestiales, sobre todo si se tiene en cuenta que Zhang Jue afirmaba ser descendiente de Zhang Daoling. También es notable que muchos de los escritos encontrados en los 52 capítulos supervivientes del Taiping Jing que se encuentran en el Daozang tienen relación directa con el Camino de los Maestros Celestiales.

 

 

Durante las primeras semanas del levantamiento el gobierno del emperador Ling estaba principalmente preocupado por encontrar y ejecutar a los traidores en la capital y por la inmediata defensa de la ciudad.

 

El tercer mes de 184, poco después del estallido de la rebelión, el líder rebelde Zhang Mancheng derrotó y mató al gran administrador de Nanyang y durante el cuarto mes, a comienzos del verano, Bo Cai derrotó en Yingchuan al ejército imperial bajo el mando de Zhu Yun mientras otro ejército rebelde derrotaba al gran administrador de Runan.

 

Durante los siguientes meses el núcleo de la campaña fue el combate dentro y en los alrededores de Wan hasta que el ejército imperial asaltó el lugar y masacró a sus defensores el undécimo mes, a mediados del invierno a comienzos de 185. La captura de Wan fue la última gran derrota de los rebeldes. Sus fuerzas en la llanura del Norte de China habían sido arrasadas en batalla por los ejércitos imperiales durante el verano, sus fortalezas asediadas y capturadas y los tres hermanos Zhang habían muerto.

 

Los rebeldes fueron vencidos en febrero de 185 pero solo dos meses después la rebelión volvió a estallar. A lo largo de ese año se extendió a las montañas Taihang en la frontera occidental de Hebei, en 186 alcanzó Shaanxi, Habei y Liaoning y en 188 llegó hasta Shanxi. El mismo año un segundo levantamiento independiente aconteció en Sichuan pero no estaba coordinado con la Rebelión de los Turbantes Amarillos de otras partes del país.

 

En 192 el señor de la guerra Cao Cao fue capaz de lograr el sometimiento de un ejército rebelde después de que este marchara hacia la provincia de Yan. Los rebeldes finalmente dejaron de representar un desafío militar en 205.

 

 

Aunque la rebelión resultó finalmente derrotada los líderes militares y los administradores locales obtuvieron autogobierno en el proceso lo que aceleró la caída de la dinastía Han en 220.

 

La rebelión aparece en los capítulos iniciales de la famosa novela Romance de los Tres Reinos de Luo Guanzhong, que retrata a los hermanos Zhang como hechiceros a los que el "viejo espíritu inmortal de las tierras del sur" (a veces identificado como Zhuangzi) les entregó el Taiping Jing. Muchos personajes de los Turbantes Amarillos fueron creados para la novela.

   

Sin duda los Turbantes Amarillos consiguieron mucho apoyo popular debido a la penetración de la filosofía taoísta en la vida de la gente común. Sin la unidad de creencia y práctica religiosa que los seguidores de las sectas encontraron en el Taoísmo, es dudoso que estas sectas hubieran podido montar los desafíos a la autoridad estatal del día.

 

 

Volver Atràs